6/16/09

Chistes de Fidel

Una señora entra a una carnicería en la Habana y después de comprar varias libras de bistec filete le pregunta al carnicero: Me hace el favor, ¿dóndese pueden comprar mariscos frescos por aquí? Mire señora, le contesta el carnicero, a dos cuadras de aquí venden todo tipo de mariscos frescos y una langosta de primera. Y ¿cómo llego hasta allí, exactamente? Mire, le responde el carnicero: doble en esa esquina y siga recto dos cuadras, que elestablecimiento queda frente por frente al mausoleo de Fidel.

1 comment:

CUBA